MARMITAKO DE BONITO

INGREDIENTES

1 Kg de bonito del norte

1 kg de patatas

3 pimientos verdes

2 pimientos choriceros

1 cebolla

3 dientes de ajo grandes

2 tomates maduros

Caldo de pescado casero 

½ vaso de vino blanco

1 cucharada de pimentón dulce

2 guindillas cayena

Aceite de oliva virgen extra

Sal (al gusto)

Un manojo de perejil fresco

PREPARACION

La noche antes de cocinar el Marmitako, pondremos los pimientos choriceros en remojo. 

También podéis poner los pimientos choriceros en remojo con agua hirviendo 1 hora antes de comenzar a cocinar el plato, si no os acordáis de ponerlos el día anterior.

Para garantizar que salga bien la carne del pimiento, los incorporaremos en el proceso de cocción del Marmitako. Los sacaremos media hora antes de incorporar el bonito.

Entonces los abriremos, sacaremos la carne raspando con una cuchara. Incorporaremos dicha carne al guiso para que aporte su delicioso sabor.

Picamos en trozos no muy pequeños el pimiento verde y el tomate (despepitado y pelado). Cortamos en juliana o en trozos pequeños la cebolla y picamos los dientes de ajo. Lo incorporamos a la cacerola para preparar el sofrito.

Mientras se va sofriendo lo anterior, vamos a chascar las patatas. Se cortan introduciendo el cuchillo y girándolo. Que los trozos sean medianos, como los de un guiso de patatas con carne. 

Cuando la cebolla esté transparente, incorporamos las patatas y mezclamos.

A continuación añadimos una cucharada colmada de pimentón dulce y removemos. Con cuidado que no se queme el pimentón.

Inmediatamente después incorporamos un vaso de vino blanco y dejamos cocer unos 2 minutos para que se evapore el alcohol.

Cubrimos con caldo de pescado y lo dejamos a fuego bajo. Probamos el punto de sal y si hiciese falta añadimos al gusto.

Sacamos los pimientos choriceros del remojo, los abrimos a lo largo, les quitamos las pipas. Incorporamos a la cacerola (dejar cocer en la superficie del guiso).

Añadimos dos guindillas cayena. Tapamos y dejamos cocer a fuego bajo durante 1 hora, vigilando por si se evapora el líquido, en cuyo caso añadiremos más caldo.

Durante el proceso moveremos la cazuela con las manos para que la salsa engorde. Si removemos con cuchara, corremos el riesgo de que se deshaga la patata.

Media hora antes de terminar el proceso, sacamos los pimientos. Los abrimos y arrastrando con una cuchara, les sacamos la carne. La incorporamos al guiso, movemos la cacerola  y volvemos a tapar. Lo dejamos a fuego bajo la media hora restante.

Cuando la patata esté blanda, sacaremos las guindillas cayena, para que no nos las encontremos después mientras comemos.

Por último, añadimos el bonito, que previamente habremos cortado en tacos no muy pequeños.

Dejaremos cocer a fuego bajo unos 8 minutos y serviremos para que la carne del bonito esté tierna y sabrosa. No lo dejéis mucho más, porque el bonito se seca en seguida.

Una delicia que no debe faltar en la mesa.

NATILLAS CASERAS DE HUEVO

INGREDIENTES

500 ml de leche (normalmente se utiliza leche entera, pero la hemos preparado también con leche semidesnatada y está igualmente riquísima y cremosa).

1 rama de canela.

La piel de medio limón.

3 yemas de huevo.

10 gr de maicena.

70 gr de azúcar.

4 u 8 galletas según si te gusta ponerle a cada ración una galleta en el fondo y otra encima o solo la de arriba.

Un poco de canela en polvo para decorar.

PREPARACION

Quítale la piel al limón pero solo la parte más superficial de forma que no arrastre parte blanca, solo debe ser amarilla. La parte blanca es amarga. 

En un cazo a fuego medio pon la leche junto con la rama de canela y la piel de limón. Justo antes de que empiece a hervir retira el cazo del fuego.

Mientras, en un bol pon las yemas de huevo junto con el azúcar y la maicena y bátelo todo con unas varillas. Verás que al principio la mezcla es un poco seca pero si sigues batiendo enérgicamente poco a poco se volverá cremosa y finalmente tendrá un aspecto bastante homogéneo que es lo que buscamos.

Vierte en el bol la leche infusionada poco a poco y haciéndola pasar por un colador para que se queden en él la piel del limón y la rama de canela. Remueve la mezcla.

De nuevo vierte la mezcla en el cazo que habías utilizado y ponlo a fuego bajo mientras remueves sin parar para que no se te pegue a la vez que se va espesando.

Ten paciencia porque tarda unos minutos, finalmente verás que se empieza a espesar casi de golpe. apártala del fuego, ¡ya está lista! En este punto puedes retirarla ya o, si la prefieres más espesa, seguir cocinándola algún minuto más. Yo personalmente prefiero que las natillas no queden demasiado espesas así que en cuanto veo surcos la aparto.

Repártelas en los recipientes en los que la vayas a servir.

A mi me gusta poner una galleta en el fondo y otra encima, esto va en gustos.

Cuando esté fría puedes introducir los recipientes en la nevera para que repose por lo menos 4 horas, aunque personalmente me gusta prepararla de un día para otro y así reposa toda la noche en la nevera.

Disfruta de su textura cremosa, esas cucharadas cogiendo trocitos de galleta y sobre todo su aroma a limón y canela que es una delicia. Te recomiendo espolvorear un poco de canela en polvo.

A disfrutarlas!!! 

 

TARTA DE LA ABUELA

Ingredientes para el chocolate

250 g de chocolate con leche especial para postres.

1 bote pequeño de nata para montar

30 g de mantequilla (sin sal)

1 cucharada de agua

canela molida al gusto (opcional)

Ingredientes para las natillas

2 sobres de natilla

1 litro de leche entera

2 cucharadas de azúcar

Ingredientes para las galletas

250 g de galletas maría (pueden ser redondas o rectangulares)

1 l de leche

canela molida al gusto

PREPARACIÓN

Puedes utilizar un molde redondo o cuadrado de cristal o desmoldable.

En primer lugar vamos a preparar las natillas. Disuelve los sobres de natilla en leche. Calienta el resto de la leche en un cazo al fuego, y cuando empiece a hervir añade el azúcar y los dos vasos de natilla. Bate con la ayuda de unas varillas hasta que quede todo integrado. Retira del fuego y continúa batiendo hasta que la mezcla espese. Ponlo en un cuenco y deja enfriar.

Ahora vamos a preparar el chocolate. Derrite la mantequilla en un cazo junto con la nata y el chocolate al fuego, removiendo constantemente para evitar que el chocolate se pegue o se pase. Una vez disuelto, añade la cuchara de agua (lo que aportará brillo al chocolate), mezcla y reserva.

Pon la leche de las galletas en un plato hondo y la canela molida. Mezcla bien. Luego pon en remojo las galletas, una a una, a medida que vas formando la primera capa de galletas.

Luego, una vez tengas preparada la primera capa de galletas remojadas en leche y canela en el fondo del molde, añade una primera capa de natillas. Vuelve a repartir otra capa de galletas, y alterna con una primera capa de chocolate.

Luego, vuelve a añadir otra capa de galletas, y nuevamente con otra de natillas. Así hasta acabar con una última capa de chocolate.

Una vez lista la tarta, reserva en la nevera durante unas horas, adquiriendo así una textura deliciosa y más consistente.

 

ESPONJOSO MOUSSE DE LIMÓN

INGREDIENTES

350 gr de leche condensada

400 gr de nata para montar

100 gr de zumo de limón

PREPARACIÓN

Colocamos las varillas anchas de la batidora  y ponemos todos los ingredientes juntos en el vaso, es decir la leche condensada, la nata y el zumo de limón y programamos a toda velocidad. Batimos durante 3 min.

Vertemos la mezcla en vasitos individuales o bien en un recipiente que taparemos con film transparente y lo introduciremos en la nevera durante un mínimo de 4 horas, luego se desmoldan (truco yo les meto al congelador antes de desmoldar quedan más esponjosos)

 

 

 

EMPANADILLAS DE BONITO CASERAS

INGREDIENTES

1 lata de bonito en aceite de oliva (220g)

1 lata pequeña de mejillones en escabeche

2 tomates maduros (medianos)

1 pimiento rojo (mediano)

1 cebolla (grande)

aceite de oliva

1 pizca de tabasco (el toque personal)

2 huevos cocidos

1 paquete de obleas (si dispones de tiempo se pueden hacer caseras)

PREPARACION

En el aceite caliente sofreír la cebolla picada en (dados pequeños) hasta que esté transparente.

Añadir el pimiento, limpio y sin pepitas, cortado del mismo modo. Cocinar hasta que esté bien pochadito.

Incorporar los tomates (pelados y picados) salar y pochar todo junto 8/10 minutos a fuego medio.

Escurrir bien el aceite y el un bol grande añadir el bonito junto con los mejillones bien picaditos, remover para mezclar bien. Incorporar los huevos cocidos bien picaditos y el toque de tabasco.

En cada oblea poner una cucharada del relleno en el centro de cada uno.

Cerrar las empanadillas con ayuda de un tenedor. 

Freir hasta que esten doraditas por las dos caras y poner en una fuente con papel absorbente para que no queden muy grasas.

Servir y disfrutar.

Rosquilla frita

Ingredientes

500 gr. de harina de repostería

4 huevos

150 gr. de azúcar

6 cucharadas grandes de aceite de oliva

1 ralladura de limón y naranja

1 chupito de anís

1 sobre de levadura

2 vasos de aceite de girasol para freir, lo que te vayan pidiendo las rosquillas..

Se pueden recubrir con azúcar, opcional.

Elaboración

Mezclamos los huevos con el azúcar, batir bien hasta que espumen. Una vez que lo tengas, añade poco a poco el aceite, el anís y la ralladura de limón y naranja. ¡No dejes de batir mientras lo añades!

Ahora le toca el turno a la harina. Si quieres puedes hacerlo en una encimera o mesa de trabajo. Echa la harina y la levadura. Añade poco a poco a la mezcla anterior y mezcla todo bien con las manos. Se formará una masa compacta y manejable. No pasa nada si se queda algo pegajosa. Puedes untarte un poco las manos de aceite para manejarlo mejor. Si se queda muy seca la masa, es que te has pasado de harina y se quedarán secas las rosquillas.

Hacemos una bola con la masa y la envolvemos con papel film. Acto seguido, toca reposar hora y media aproximadamente en la nevera.

Transcurrido el tiempo ya podemos hacer las rosquillas. 2 maneras: con la primera coge pequeños trozos y gíralos en las palmas de la mano, como si fueras a hacer albóndigas. Cuando tengas la bola, estírala con la palma sobre la mesa para crear palitos. Juntas los dos extremos creando un círculo ¡y ya tienes una! Puedes echarte un poco de aceite en la mano para que sea más fácil. La otra manera: cuando hayas creado la bolita, presiona en el centro y abre un agujero. A me gusta más esta fórmula, pues quedan más esponjosas.

Ponemos a calentar abundante aceite de girasol en una sartén. Las vamos echando en tandas para que no se peguen.

Cuando vemos que cogen ese color dorado por ambos lados, las sacamos. Las ponemos en un papel absorbente para que eliminen el resto de aceite.

Por último, y opcional se les puede espolvoreas azúcar y canela.

Ya tenemos las exquisitas rosquillas fritas, como las hacian las abuelas, AUTÉNTICAS.

Albóndigas con pimiento rojo

INGREDIENTES

500grs de carne picada de ternera

2 cebollas medianas

4 dientes de ajo

1 pimiento rojo

2 pimientos verdes

2 tomates maduros

1 vaso de vino blanco

2 vasos de agua

una hoja de laurel

una ramita de perejil

2 huevos

2 rebanadas de pan

leche

sal y pimienta negra

PREPARACION

En un bol grande, mezcla la carne picada junto dos dientes de ajo muy picados, los huevos, el perejil (picado) y las dos rebanadas de pan empapadas en leche. Salpimenta la mezcla y remueve bien hasta conseguir una masa homogénea y consistente. Tapa el bol y deja reposar en el frigorífico durante un par de horas.
Transcurrido el tiempo, forma las albóndigas con las manos, pásalas por harina y fríelas en abundante aceite de oliva muy caliente. Cuando comiencen a dorar, escúrrelas y deposítalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite de oliva.
Lamina la cebolla y los otros dos dientes de ajo. Viértelos en una cazuela baja y cocínalos con un poco de aceite de oliva hasta que la cebolla quede bien pochada.
A continuación, añade los pimientos cortados en tiras y cocínalos junto con la cebolla y el ajo hasta que queden bien blandos.
Es el momento de añadir el tomate picado. Sofríe el conjunto hasta que el tomate esté bien cocinado.
Ahora incorpora las albóndigas y, acto seguido, el vino blanco, el agua y el laurel. Coloca la tapadera y deja cocinar a fuego suave hasta que las albóndigas estén bien tiernas y la salsa haya espesado.

Cuando formamos las albóndigas es muy frecuente que la masa se nos adhiera a las manos. Para evitar esto y poder formar las albóndigas sin complicaciones bastará con humedecer las manos con agua. Se trata de un truco muy sencillo.

Esperamos que os gusten!!!!

Rosquilla de baño

INGREDIENTES

400 gr. de harina
120 gr. de azúcar
 5 huevos
 1 cucharada sopera de anises
La piel de un limón
1/2 vaso de aceite de oliva
Una cucharadita de levadura
Para la cobertura: 4 claras de huevo y 100 grs de azúcar

PREPARACION

En primer lugar hay que aromatizar el aceite con el limón, para ello se calienta en una sartén a fuego medio, cuando alcance una buena temperatura se incorpora la cáscara de limón y se mantiene a fuego bajo durante unos 10-15 minutos. Retirar la cáscara y dejar enfriar el aceite.
En un mortero se machacan los anises hasta hacerlos polvo. Se baten enérgicamente los huevos con el azúcar hasta que estén espumosos, y se añade el “polvo” de los anises. También se añade lentamente el aceite, la harina y la levadura. Se mezcla todo bien para obtener una masa homogénea.

Se cubre el recipiente con un paño y se deja reposar una hora. Pasado ese tiempo, se divide la masa en 15 partes (quizás sea necesario aceitarse las manos para que no se pegue la masa a los dedos). Se forman cilindros con ellas, como si se trabajara con plastilina, y se unen los extremos para darles la forma final de rosquillas.

Precalentar el horno a 180-200º. Colocar las rosquillas en la bandeja del horno, dejando espacio entre ellas pues crecen bastante mientras se hornean. Se introducen en el horno unos 10-15 minutos o hasta que se vean doraditas. Se sacan del horno y se dejan enfriar.
Mientras se enfrian las rosquillas, se baten las cuatro claras a punto de nieve con el azúcar. Finalmente, se cubren con pequeñas porciones del merengue y se colocan en un lugar fresco para que se sequen y así se endurezca el merengue.

Crema de verduras

INGREDIENTES

1 puerro.

1 cebolleta tierna.

1 calabacín grande.

2 zanahorias.

100 gr de hojas de espinacas o de acelgas.

1 patata mediana.

50 ml de vino blanco.

1 litro de caldo de verduras o agua, o la cantidad que necesites para prácticamente cubrir las verduras.

Aceite de oliva virgen extra y sal.

Para decorar he utilizado unas tostas de pan y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

PREPARACION

Comienza preparando las verduras. Pela la cebolleta y córtala finita.

Corta las raíces del puerro, quítale la capa más externa y córtalo en rodajas finitas.

Lava la patata y pélala. Córtala en gajos pequeños.

Lava el calabacín, córtalo en rodajas y cada rodaja en 4 partes.

Pela las zanahorias y córtalas en rodajas.

Lava las hojas de espinacas o acelgas, escúrrelas y córtalas en tiras gruesas.

En una olla que tenga tapadera, pon un poco de aceite y sal y echa la cebolleta. Cocínala durante 5-10 minutos a fuego medio y, cuando empiece a verse ligeramente transparente y sin dorarse, incorpora el puerro. Deja que se cocine a fuego medio durante 3-4 minutos sin dejar que se dore.

Añade la patata, el calabacín y las zanahorias a la olla, revuelve bien y deja que se cocine todo junto durante 5 minutos. Si se pegan o doran las verduras, baja la temperatura del fuego, e incluso puedes añadir un poquito de agua si están empezando a agarrarse al fondo.

Pon las espinacas o acelgas en la olla y echa el vino blanco.

Cuando hayan pasado unos 3 minutos y se haya evaporado el alcohol incorpora el caldo de verduras o agua. Deja que se cueza todo junto alrededor de 15 minutos con la olla tapada y a fuego suave, que borbotee pero poco. Estará listo cuando pinches las verduras y estén tiernas.Tritura el puré, puedes hacerlo con una batidora de mano dentro de la propia olla o hacerlo en una batidora de vaso o incluso en un robot para obtener una textura muy homogénea. Si lo necesitas, añade líquido hasta que la textura esté a tu gusto y pruébala para rectificarla de sal.

Sírvelo en platos hondos o cuencos y decóralos con unas tostas de pan y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Bodegas de Raíz de Guzmán

Raíz de Guzmán nació en 1998, como continuación del proyecto creado en 1985, el año en que se inició la andadura de los quesos Páramo de Guzmán. Raíz surgió bajo la misma filosofía: tradición, innovación y, ante todo, calidad.

En la bodega descansan 500 barricas. Un 80% de ellas son de roble francés y un 20%, de roble americano. Estas se renuevan cada tres años para garantizar la calidad de los caldos.

En Bodegas Raíz de Guzmán elaboran vino D.O. Ribera del Duero 100% tempranillo.

La tempranillo está considerada como una de las mejores variedades de uva tinta en España y da origen a los vinos más representativos de la Ribera del Duero.

Empleada tanto en la elaboración de vinos Jóvenes como Crianza o Reserva, la Tempranillo es una uva con carácter y de excelente envejecimiento en barrica. Mantiene un armonioso equilibrio entre estructura, color y acidez.

En Bodegas Raíz de Guzmán se sirven de 25 hectáreas de viñedos propios y también se apoyan en los viticultores de la zona.

La uva procede de dos tipos de suelo: una parte proviene de Bocos de duero, con suelo de guijarro; la otra, se obtiene de zonas más altas, a partir de los 900 metros, donde las brisas son frescas y los suelos son rojizos con abundante cascajo.

Sus raíces se encuentran en la localidad burgalesa de Roa de duero y sus alrededores.

La altitud a la que se encuentra y las diferencias térmicas propias de la zona durante la maduración de la uva son las responsables del carácter del vino. Raíz no sería Raíz sin la Ribera del Duero.

Los vinos de Raíz tienen numerosos premios:

RAIZ 9 MESES:

Concurso Internacional de Vino Zarcillo 2018:Zarcillo de Plata 2018.

X Concurso internacional de Vinos Espirituosos: Cinve de Oro 2015.

XIII Concurso Internacional de Vino Bacchus 2015: Bacchus de Oro 2015.

X Concurso internacional de vinos Bacchus: Bacchus de Plata 2012.

Cata concurso Premios Mezquita ciudad de Córdoba: Mezquita de Bronce 2010.

Concurso Internacional de Vinos Tempranillos al mundo: Tempranillo de plata 2008.

RAIZ DE GUZMAN CRIANZA:

Concurso Internacional de Vino Zarcillo 2018: Zarcillo de Oro 2018.

Decanter 2017: Medalla de bronce.

Concours Mondial de Bruxelles 201: Premio Bruxelles Plata 2017.

Concurso Internacional de Vino Zarcillo 2015: Zarcillo de Oro 2015.

Concours Mondial de Bruxelles 2015: Medalla de Oro 2015.

XII Concurso Internacional de vinos Bacchus: Bacchus de Plata 2014.

Concurso internacional de vino Zarcillo 2013: Zarcillo de Plata 2013.

Concours Mondial de Bruxelle: Medalla de Plata 2012.

Cata concurso Premios Mezquita ciudad de Córdoba: Mezquita de Plata 2011.

Concurso Internacional de Vinos Tempranillos al mundo: Tempranillo de Oro 2009.

RAIZ PROFUNDA, VINO DE AUTOR:

Concurso Internacional de Vino Zarcillo 2018: Zarcillo de Oro 2018.


Concours mondial de Bruxelles 2013: Medalla de Oro.

XI Concurso Internacional Bacchus 2013: Medalla de Oro.

Concurso Iberwine 2012: Medalla de Plata.

Concurso Internacional de Vino Zarcillo 2018; Zarcillo de Oro 2018.

Raíz de Guzmán un vino con clase.

Raiz.

R